Un joven acabó recientemente en la escuela de negocios y se graduó en administración de empresas. Quería poder continuar lo antes posible y esperaba poder empezar de inmediato. Sin embargo, presentó su candidatura a cientos de puestos de trabajo y no recibió ninguna respuesta afirmativa. Se sentía derrotado y cansado de que le rechazaran constantemente. ¿Podía seguir buscando trabajo y perdiendo su valioso tiempo? ¿O era hora de considerar nuevas opciones? Empezó a investigar en Internet. Buscó en Reddit, en foros y leyó artículos sobre una posible opción. Una noche, navegando por varias páginas de Internet, encontró algo que le pareció interesante y bastante razonable para su situación actual. Leyó muchas historias sobre cómo empresarios en su situación crearon su propio negocio y tuvieron éxito. Eso le hizo querer crear su propio negocio y montar una empresa de ventas. Hoy en día es muy fácil crear un negocio. Vivimos en una época de emprendimiento en la que cualquiera lo tiene muy fácil para empezar, algo muy beneficioso para los estudiantes recién graduados. Lo primero que tuvo que hacer después de crear la empresa fue encontrar socios. Se nombró a sí mismo como director general y, para empezar, quería conseguir a 5-10 vendedores. Se puso en contacto con amigos y antiguos compañeros de clase, buscó candidatos en Internet y lo consiguió. Contrató a un total de diez personas, entre ellos a amigos, compañeros de clase y candidatos de Internet. Ahora podía empezar y aspiraba a construir un imperio de ventas para sus productos. Encontró un fabricante en China que fabricaba fundas para cargadores de móviles. Lo contrató para entregar sus productos a los pedidos. El primer semestre fue bueno para el negocio, pero tampoco maravilloso. Ganaban dinero, pero no era bastante para ser autosuficientes y poder mantener a la empresa. El negocio necesitaba vender más y funcionar de forma más económica. Pero no quería pedir un préstamo al banco para endeudarse, y los impuestos iban a destruirlo. De nuevo, acudió a Internet para encontrar algunas respuestas. Buscó durante todo el día y toda la noche y encontró Crowd1, una empresa tecnológica dedicada al crowd marketing.

 

Era exactamente lo que quería. Los servicios de Crowd1 le ayudarían a cubrir las necesidades de su pequeña empresa. Investigó más a fondo y vio que la colaboración con Crowd1 le beneficiaría. Tenía que solicitar la membresía y elegir el paquete que quería comprar, en función de los diferentes servicios que se ofrecen. Crowd1 les proporcionaría acceso a Mindoe, con cursos educativos sobre negocios y desarrollo personal. Finalmente, el joven decidió comprar uno de estos paquetes y empezó a navegar por Mindoe. Encontró cosas interesantes que luego implementó en su pequeña empresa. Además, a través de Crowd1, los miembros pueden ponerse en contacto con otros miembros o con el público (a través del crowd marketing), lo que podría ayudar a todos los miembros que se encuentren en la misma situación en la que se encuentra el recién graduado. La colaboración con Crowd1 y la ayuda que ha prestado a la pequeña empresa le ha ayudado enormemente. Ahora entiende mejor cómo funciona el mercado, trabaja de forma sostenible y tiene una red de contactos más amplia con muchas otras empresas, tanto del mismo mercado como de otros.

 

Para concluir la historia del joven estudiante, Crowd1 le proporcionó una gran ayuda que ha contribuido a que la pequeña empresa se mantuviera en pie con más firmeza. Con los conocimientos y consejos de Mindoe y una amplia red de contactos con otros emprendedores, la pequeña empresa (¡que pronto dejará de ser pequeña!) ha establecido una forma más saludable de operar con nuevos conocimientos y una economía en crecimiento. Ahora el negocio puede empezar a expandirse y hacerse más grande y, el joven estudiante, ahora empresario, que está totalmente capacitado con ideas y herramientas prácticas, puede seguir llevando el negocio hacia nuevos retos y nuevas áreas y empezar nuevos proyectos.